Baja visión

¿Qué es la Baja Visión?

Es una especialidad del óptico-optometrista que, desde 1999, se va implantando en España desde EEUU y Suecia, con diversos programas de formación. Su trayectoria profesional discurre en Clínicas privadas, Hospitales, Centros ONCE, Centros ópticos, Universidades públicas y privadas; lo cual permite una amplia experiencia y visión global sobre la especialidad de Baja Visión.

Sin embargo, la Baja Visión no es un defecto visual en sí mismo, por lo que no puede compensarse con ayudas ópticas tradicionales. Se trata de aprovechar el resto visual que quede, con técnicas y prescripciones ópticas especiales.

¿A quién se aplica la Baja Visión?

Aunque la causa más común de Baja Visión es la edad, no debe descartarse que esta limitación visual pueda afectar en otros momentos de la vida, ya que puede estar causada por problemas visuales con orígenes o causas muy diversas, como cataratas, degeneración macular, glaucoma o retinosis diabética.

¿Ante qué problemas se aplica la Baja Visión?

 

Imagen Baja Visión Asociación de Optometristas Unidos

Se habla de Baja Visión cuando hay una disminución de la agudeza visual inferior a 0,3, y también al haber una reducción del campo visual inferior a 30 grados de amplitud. Ambas circunstancias impiden llevar una vida normal ya que perdemos la capacidad de distinguir objetos u orientarnos en el espacio.

Hay dificultad para realizar tareas cotidianas, como pasear por la calle, leer, cocinar, ver la televisión, conducir, trabajar, etc. Además pueden aparecer deslumbramientos con luz que antes no nos afectaba, dificultad para identificar colores o pérdida parcial de visión, con vacíos en el campo visual.


ARTÍCULOS RELACIONADOS


El futuro para los pacientes con baja visión

Extraído de la página 48 de la edición de enero / febrero de 2018 de  AOA Focus .

Un estudio con sede en Budapest, Hungría, en la edición de octubre de 2017 de BMC Geriatrics  analizó el vínculo entre las expectativas de salud de los pacientes y sus resultados reales de salud. Y los hallazgos sugieren que el cuidado informal y la felicidad son centrales en las expectativas de salud de los pacientes.