Asociación Española de Optometristas Unidos

¿Qué es la audiología protésica?

La audiología protésica se encarga de la realización de evaluaciones audiológicas así como la selección y adaptación de prótesis auditivas, el seguimiento del usuario y el mantenimiento de prótesis, así como determinar medidas de protección acústica a partir de la evaluación de los niveles sonoros.

En 2009 se establece el currículo del ciclo formativo de Grado Superior correspondiente al título de Técnico Superior en Audiología Protésica.

¿A quién se aplica la audiología protésica?

Según el sector profesional audioprotésico, el 8% de la población (más de 3.500.000 de personas) tiene problemas auditivos, de distinto tipo y grado, que les plantea dificultades para entender una conversación en un tono normal, necesitando prótesis auditivas.

El porcentaje de pacientes adaptados a prótesis es mayor conforme el grado de pérdida auditiva aumenta, siendo del 10% en la hipoacusia leve y llegando al 90% en la profunda.

La pérdida de audición relacionada con la edad (presbiacusia) es aquella que ocurre poco a poco en la mayoría de las personas al envejecer. Es uno de los trastornos más comunes que afectan a los adultos mayores y de edad avanzada. Casi la mitad de las personas mayores de 75 años tienen dificultad para oír.

¿Ante qué problemas se aplica la audiología protésica?

Por una lado ante enfermedades del sistema auditivo y por otro por la pérdida de audición relacionada con la edad.

Los problemas de audición pueden hacer que sea difícil entender y seguir los consejos de un médico, responder a las advertencias, escuchar los teléfonos, timbres y alarmas de incendio. Así como puede hacer difícil disfrutar de las conversaciones con los amigos y la familia, lo que hace que las personas se sientan aisladas.

Por lo general, la pérdida de audición relacionada con la edad ocurre en ambos oídos, afectándolos por igual. Ya que la pérdida es gradual, las personas con este tipo de pérdida de audición no siempre se dan cuenta de que su capacidad para oír se ha reducido.